19 de enero de 2018

DesPertar Es

El límite de tu ser.
Ahí donde
está todo resuelto
o todo prohibido
o todo intentado.
Ahí donde
está tu fuerza
tu última jugada.
En ese límite
hay una piedra
un vórtice
un origen.
Sólo hace falta
reconocerlo,
despertar,
pulsar el infinito,

decidirse a vivir.

14 de enero de 2018

El niño mitad ave
me dibuja.
Soy yo quien lo traiciona
quien lo sacude y lo espanta
quien lo abandona lejos.

Del libro Curuzú / Ediciones del campamento / 2017

11 de enero de 2018

Devoluciones

Te devuelvo
el espejo hundido
bajo tierra
bajo agua,
la rayuela incompleta
porque un día ya no supimos
cómo era saltar.
Te devuelvo
los libros y los días
las escaleras en mitad de un laberinto imperfecto,
los animales sin alas,
el vértigo.
Te devuelvo
las paredes sin pintar,
los papeles manchados con café
con poesía,
el riesgo de sabernos vivos,
los lápices sin punta
que nunca afilarás.
Te devuelvo
lo estrictamente tuyo
los malvones creciendo con demasiado sol
las palabras secas.
Te devuelvo la colección
de paisajes imposibles
creciendo en un espejo hundido
bajo tierra

bajo agua.

Curuzú / Ediciones del campamento / noviembre de 2017 / Santa Rosa de Calchines 

2 de noviembre de 2017

sueño final

Creo caer.
Creo advertir un final.
Una flor puede fácilmente
pertenecer al sol
o a cualquier rapto de la memoria.
Pero es que
los pasos nuestros
parecen demorarse en donde siempre
en esa dimensión previa al caos,
previa
al silencio original.
Es que si hurgo
encuentro
destellos ruinas escaleras
puertas corroídas
salones flotantes
extensos corredores derruidos
construcciones a medio terminar.
Y en el centro del paisaje
una mesa
con su blanco mantel
y en el aire
los seres
que podrían ocupar la escena
aunque algo se los impide.
Siempre  circulando está
la criatura que espía
o corre detrás de mí
o quita los objetos con los que podría tropezar.
En el centro
hay una fuente
donde se destilan los sueños
unos suben
otros crecen
otros retornan
otros derriban todas las puertas.
Al otro lado de la última puerta
no había nada.
Entonces el final es
el fin de la continuidad
de esas imágenes cosidas a la piel
o a la intención
o dibujadas en el margen de un cuaderno,
o tu boca abierta
cualquier día de lluvia
para llamarme en la distancia
pero arrepintiéndose,
pero invirtiendo ya
los finales posibles.




26 de agosto de 2017

"Salva a la animadora salva al mundo" *


                                                         a Agus 

No te vayas
no te alejes por esos puentecitos macabros
no le des poder
al miedo
al cansancio
al desamor.
Sí.
Estoy tratando de convencerte.
Porque te quiero
porque creo en vos
porque creo en tu luz.
No te vayas
en el fondo llorando
en el fondo herida
Alejandra?
Alejandra no pudo, no supo, no quiso.
Vos conociste la vida
LA VIDA
saltaste jugaste creíste declamaste
nos hiciste
pensar
nos metiste pájaros
hasta en los tobillos
nos
enseñaste en tu voz a volar.
Claro que
el amor
duele perfora arrasa invade
quema.
Pero en cada vuelta de hoja
hay más
siempre más
siempre una revancha
de la vida
que te mira desde todos lados
en los ojos de un perro
en un diminuto brote
en la sonrisa de un desconocido
en las venas de las manos con las que escribís.
Claro que
nos caemos perdemos hundimos quebramos,
pero siempre una grieta
siempre el aleteo de tu fénix a través de la almohada
hablándote desde el cielo de tu sueño.
Hay mucho por hacer
Hay mucho por salvar
Hay mucho por decir.
Despierta y verborrágica
al filo de los nombres
que esperan por vos ser pronunciados,
el perfecto infinito que late
en el aire
es todo tuyo
ves?
todo tuyo agustinita
dale
¡metele una palabra!
¡contanos cómo es!


por Cande Rivero

Titulo: cita a guión de la serie "Héroes"

1 de agosto de 2017

Madera
























Cuando era chica
jugaba con maderas
a construir casas 
para mis muñecas.
El mundo era inmenso,
no sabía del dolor.
Cuando era chica
creía que mi papá
que​ construía los muebles
de nuestra casa
construiría también
los de mi casa futura.
Pero un día el tiempo
empezó a cerrarse.
Cada vez quedaban
menos maderas
menos muñecas.
El dolor comenzaba
a manifestarse
como el agua que repta
sobre una orilla.
Cuando era chica
creía que
con unas cuantas maderas
podía construir un mundo.
El tiempo era
una criatura informe
que no cabía en las manos.
A la adultez viruela
le llega su sentencia:
un padre ya cansado
de construir muebles,
un par de tablas
que no logran disimular
ningún agujero,
el tiempo
agotándose implacable
en un reloj de arena,
el dolor como figurita repetida
y una casa
que no es mía,
vacía de muñecas.




15 de julio de 2017

Cosas del nacer (más)

Muevo el aire
desenredando la sombra.
Recuerdo la matriz
el primer paso.
Reconozco el origen.
Percibo un orden.
Avanzo entre algas
hasta el nacimiento.
Todo está por hacerse.
Por decirse.
Soy el gesto previo
al impulso certero.
Todo es
contemplación de la vida
que se manifiesta
en todas las direcciones.
Recupero gota por gota
el universo olvidado.
Abro los ojos
frente a la gran puerta
de la creación.
Mezclo materia y sonido.
Soy pájaro pez piedra.
Desenvuelvo las formas de papel
las nubes los muros
todo lo que aleje enturbie distraiga
de lo verdadero.
Destruyo los balcones
quito las flores
recompongo los bordes del cielo.
Observo lo que es
cuando no hay
ni intentos ni abandono.
Ni persecusión,
ni lucha.






DesPertar Es

El límite de tu ser. Ahí donde está todo resuelto o todo prohibido o todo intentado. Ahí donde está tu fuerza tu última juga...