Entradas

Curuzú / poemario 2017

Abrazar la esencia del hombre en su filamento más puro. Llegar al centro de ese giro luminoso y mínimo desde el cual se origina lo posible. Saber rondar las palabras sin olvidar que en su cueva húmeda soy un punto imperfecto, una hiedra desprendida hacia la memoria de las cosas.


Incluído en Curuzú / Ediciones del Campamento / 2017

Poemario "Los árboles azules" 2007

Corrés en lo alto para ver la flor el muro prohibido los diamantes sucios que acumuló el sueño y a la vez el tiempo es un grito que se retuerce en tu cuerpo y parece que nadie mira que el mundo se quiebra y somos tan sólo una imagen de eso y a la vez el agua se abre infinitamente bajo el puente de los días bajo el silencio y el animal dorado despierta y vas a seguirlo una vez más.

Poema incluído en el poemario "Los árboles azules" Ediciones La Gota, 2007

Poemario "La danza del después" 2011

Otro espacio posible. Mutación. Fuego que invade el pasado. Alas en tu carne desnuda. Un jardín que antes no pudiéramos concebir. Un canto animal que enciende una nueva ficción.


Poema incluído en el poemario "La danza del después" Ediciones La Gota, 2011

Poemario Los abrazos posibles 2014

No puedo describir con palabras este mundo. No puedo darte la palabra "casa" ni la palabra "noche". No puedo hacer de este mundo un lugar habitable. No puedo hacer siquiera un poema habitable. No puedo darte la palabra lluvia. No puedo alimentarte con palabras. Las cosas suceden lejos de mí, lejos de su nombre. El mundo sigue siendo lo que es. Yo camino descalza en el jardín desierto de mi boca. El mundo es sangre y aún puedo llorar y las palabras no pueden abrazarme.


Poema incluído en el poemario "Los abrazos posibles" Ediciones La Gota, 2014

Poemario "El libro que pedía nacer" 2015

No le creas a un poeta.
Es sólo un loco
casi pájaro
que no puede detener su sueño.


Incluído en el libro "El libro que pedía nacer" Ediciones Juanito Laguna, 2015

Poemario Fénix 2015

Trepidación mental. Pasos en círculos. Reptar dentro de un bolsillo. Abrir la heladera buscando respuestas. Caminar en zig zag oyendo un pájaro que canta dentro recordando una antigua primavera un traje angosto donde ya no cabemos un traje con vuelo y bordados de color. Trepidación mental anuncia el paso del tiempo como espiga que se estira en mitad de las horas de la risa de la heladera en la que abandonamos algún pensamiento alguna conclusión alguna falacia pasajera. Mente que come a mente. Tiempo que come tiempo. Ruinas en mitad de mi nombre reconstruyendo antiguas primaveras con nuevos jazmines. Popurrí de imágenes planos-secuencias raptos. Vida que come vida. Abrir la heladera pensando en que ya no querés pensar. Una manzana con conciencia de sí se come tu cara de un bocado. Vida que pasa como un rayo
Poema incluído en el poemario "FÉNIX" Edciones Jardín de luz 2015

Poemario Mujer Frutal 2016

Conozco a la mujer verde la he visto avanzar y retroceder en harapos o desnuda o invisible. Conozco a la mujer verde tanto tanto que sé reconocerla cuando grita en mitad de la noche o me dice en secreto: “algo no va bien”. Conozco a la mujer frutal que baja desde un sueño hasta mi tierra desencantada y miserable. Ella crece o se esconde diminuta o gigante, salta sobre la luz para ir siempre más lejos, desenvuelve mi miedo lo confunde lo apaga lo devuelve a su sitio. En mi galera sin fondo donde abandono lo amargo la encontré agazapada con su llave de oro. Me dará su dictamen cuando todo haya muerto y yo esté en el jardín de amapolas intentando levantarme a dar batalla con un disfraz desecho de gladiadora sin cielo. Cuando todo esté seco ella encenderá mi duda, pondrá nuevo viento en mi viento cansado, traerá el agua y la luz para resucitarme.

Poema incluído en el libro "Mujer frutal" Ediciones Jardín de luz 2016