25 de mayo de 2015

Una chica Gunst


























Yo quiero ser
una chica Emma Gunst
y andar y desandar
entre causas perdidas,
tragedias poéticas
y ollas sin lavar.
Yo quiero que
no me digan qué hacer
qué mirar
qué decir.
Yo quiero ser una chica Emma Gunst
y andar suelta como el viento
renunciando a bordar mi pañuelito
para ser más mujer
y a quedarme en casa un domingo
a planchar ropa que no uso.
Yo quiero andar hecha poema
en el bolsillo de alguien que dijo amarme
mientras me poseía.
Yo quiero andar hecha canción
como un color errante
que entiende poco
pero sabe
donde No debe meterse.
Yo quiero ser una chica Emma Gunst
y andar salvaje
entre los libros desordenados de mi habitación
y sin dejar que nadie
me ordene el vuelo
me emprolije el andar
ni me robe lo andado.
Yo no quiero pintarme los labios
calzarme una cartera
ni preparar la cena de esta noche.
Yo quiero ser como las otras chicas Gunst
que saben ser mujeres
a fuerza de poemas y canciones
y luchas invisibles.
Yo quiero andar y desandar
la alegría y el horror
con la cara limpia
y la camisa arrugada.


Poesía y fotografía: Cande Rivero
Modelo: Marina Reynoso

Más poesía escrita por mujeres del mundo en emmagunst.blogspot.com

hermoso blog alimentado y sostenido por Miriam Tessore, Córdoba, Argentina.



4 de mayo de 2015

Cascarita que nos separa.




















La pequeña frontera
la línea roja
el arroyo que no cesa
es llamado mente.
A partir de ella
gracias a ella
nos separamos de las cosas
de los seres
incluso
nos separa de la propia vida.
Es un modelo a pequeña escala
de las otras separaciones
de las que dictan
que hay un borde que dice
hasta acá mi país
de acá para allá tus vacas
de acá para acá mis hijos
mi encierro
mi soledad.
Todo comienza en la mente
y de ahí se deriva y multiplica
en separación
y más separación.
La mente quiere un nombre
un territorio
una bandera.
La mente dice
sin nombre
sin territorio
sin bandera
no sos
no tenés identidad
no tenés personalidad.
La pequeña mente
con la que convivimos
o lidiamos
es el lugar donde ocurre
el proceso de separación,
el germen de la guerra.
Si hago silencio
todo cae.
De repente tengo árboles
fundidos en mi piel
y mis ojos se van con el río.
Si hago silencio
te siento flotando dentro de mí.
A vos, seas quien seas
estés donde estés,
vivas donde vivas,
sueñes lo que sueñes.
Andamos juntos
aunque lo olvidemos,
aunque debamos volver urgente a la niñez
a reaprender el amor
y traerlo hasta acá

a vivir con nosotros.


Poemario "Los árboles azules" 2007

Corrés en lo alto para ver la flor el muro prohibido los diamantes sucios que acumuló el sueño y a la vez el tiempo es un grito ...