Luciernaguismo



























Iluminadas las ideas
iluminado el cuerpo
iluminado el espíritu
un brote extraviado escala el aire
preguntándose a sí mismo por
la eternidad
la ilusión
el tiempo.
Iluminado el corazón
alguien golpea una puertecita
en la conciencia
y afirma: esto no es todo.
Para completarse
integrarse
unirse
hay que estar atentos
para que no venga ningún fragmento
de materia
o de razón
a ocupar un lugar que no le corresponde,
inquietando al resto del
mecanismo humano.
Iluminado el día
la noche se ha ido
a jugar al ping pong
a la playita inundada
o
a rebotar entre dos luciérnagas.








Comentarios

Entradas populares de este blog

El aparecido

Big bang

AVISO