Cosas del nacer (1)




















Quién se acerca a la torre con sus pies en el agua,
quién indaga en la superficie algún valle profundo,
quién se derrota a sí mismo para al fin liberarse,
quién abre caminos en un cuenco de sal,
quién husmea en la noche, qué serpiente guerrera,
quién adormece a su sombra hasta quedar detenido,
quién salta de barrera en barrera
las mil pruebas de oro.
Quién percibe que acá,
en el borde del mundo,
una campana suena recordando lo inminente.
Me gusta esta habitación
porque aunque es blanca y es fría
tiene una ventana por donde se ven los árboles.
Todo está quieto
preciso,
sigiloso el andar hacia la sangre primera.
Somos varios los que estamos por nacer
y aún 
hay un tigre
que ronda y ronda
en el monte iluminado.


Foto / Poesía: Cande Rivero










Comentarios

Entradas populares de este blog

El aparecido

Big bang

AVISO