Devoluciones

Te devuelvo
el espejo hundido
bajo tierra
bajo agua,
la rayuela incompleta
porque un día ya no supimos
cómo era saltar.
Te devuelvo
los libros y los días
las escaleras en mitad de un laberinto imperfecto,
los animales sin alas,
el vértigo.
Te devuelvo
las paredes sin pintar,
los papeles manchados con café
con poesía,
el riesgo de sabernos vivos,
los lápices sin punta
que nunca afilarás.
Te devuelvo
lo estrictamente tuyo
los malvones creciendo con demasiado sol
las palabras secas.
Te devuelvo la colección
de paisajes imposibles
creciendo en un espejo hundido
bajo tierra

bajo agua.

Curuzú / Ediciones del campamento / noviembre de 2017 / Santa Rosa de Calchines 

Comentarios

Entradas populares de este blog

"Salva a la animadora salva al mundo" *

sueño final

Cosas del nacer (más)