Me alimento de
flores salvajes y de cielo.
Vamos a dar una vuelta, corazón,
Asomemos nuestra nariz al mundo,
nuestras antenas.
Vamos, corazón, a recordar nuestro viaje
nuestra sed
nuestras alas.
Vamos que alguien encendió el fuego y
nos espera.
Vamos corazón, si, en realidad
los dos sabemos
que no hay
aquí o allá
ni vos y yo.
Vamos, caminemos en puntas de pies
sobre el espejo,
cuidemos lo frágil,
alimentemos el amor.
Vamos, mejor dejemos la flor en su lugar
que siga latiendo,
ya sabemos de ella,
ya sabe de nosotros.
Vamos corazón,
el caballo está en la puerta
y nos reclama,
vamos a dar un paseo por el viento, corazón.

Poesía: Cande
Dibujo: web

Comentarios

Entradas populares de este blog

El aparecido

Big bang

AVISO