Zig Zag



















Ahí dentro.
Dentro del amor.
Ahí donde imperceptibles reflejos
se suceden
y me llaman.
Y siempre es la misma llamada:
la mujer con los ojos vendados
sostiene en sus manos una flor,
camina en zig zag,
se interrumpe.
Dentro de todo lo que parece
detenido o ajeno
incierto o extraño
hay una llave con la que se puede
atravesar el tiempo
sonreir secretamente entre los huesos
andar un poco distraido
contener el gesto.
Pienso en la palabra perfecta,
esa de la que no pudieras escapar.
Voy a pronunciarla
cuando llegue el momento.
Se nublarán los sentidos
para que cante llorando,
quitaré de mis ojos
las vendas y el dolor,
y todo lo que aún
no he logrado arrojar al vacío.
Quitaré las piedras que faltan
para nacer y abrirme
para vivir sinceramente.

Foto / Poesía por Candelaria

Comentarios

Entradas populares de este blog

El aparecido

Big bang

AVISO