El salto de Adela














                                                                           a Lucía G.


Adela bajó del carrousel.
Extiende los brazos
hacia el cielo
en señal de liberación.
Gira que gira que giró.
Cerca unos pájaros
inscriben en la arena
una declaración jurada.
Por ella.
Por todas las que fue.
Por las que vendrán.
El tren pasó.
Aún no son las cinco
pero llueve
y la materia se desintegra
desintegrando con ella cada juramento.
Y hay un cielo
hecho con acuarela y horas vencidas.
Adela se mira las manos.
Detiene el carrousel
y salta.



Poema InFluenciado por: "Adela en el carrousel" Charly García

Foto / Poesía por Cande Rivero


Comentarios

Entradas populares de este blog

El aparecido

Big bang

Rapsodia constante