Del libro "Los abrazos posibles"

1.

Nada alrededor es tan fuerte.

Ninguna imagen.

Ningún concepto.

Iré liviana junto al mar

junto a la decisión de existir en cada paso.

Presentiré el latido de una nueva hora

creciendo entre los días vírgenes.

Podré amar hasta el fondo cada cosa

sin volver a sentir que no

que sólo esto o aquello

que sólo un brote, un costado, un reflejo.

Después de que el amor se vuelva vértigo

se vuelva savia

se vuelva canto

después de aprender a olvidar lo aprendido

después de jurar sin rabia

extendiendo el deseo hacia los pájaros.

Podré sentir que mi lluvia te busca

que el silencio que crece

 brilla firme en un punto exacto de la luz.

Podré dormir tranquila

con mis años a cuesta

sobre una página en blanco.

2.

Con el tiempo vuelto hacia sí mismo

como un manojo de hilos que busca el sol.

Con los espirales cerrándose

hacia un silencio único

como si todos pudiéramos estar de pie

dentro de un mismo silencio.

Con el enigma propio de cada día

asomando en las grietas del sentido

para después trepar

hacia un árbol distinto cada vez.

Así como el pensamiento

puede adormecerse entre piedras inmóviles.

Así como del sueño puede surgir una pregunta huérfana

una pregunta sin raíz

cuestionando la quietud de los días.

Así se irá mi cuerpo

hacia otra tierra silenciosa

desde donde cuelgan promesas

entre las flores de la razón.

Podré acercarme con deseo a cada trampa

podré comprobar yo misma

la medida de mi nuevo cielo

con mi piel abriéndose sedienta hacia las cosas.

Volveré a comprender lo comprendido

pero desde palabras suspendidas en la nada

desde abismo invertidos.

Caminaré despacio

hacia el corazón de esta tierra

sabiendo reir

sabiendo perdonar.


Selección del libro "Los abrazos posibles". Candelaria Rivero. Ed. La Gota. 2013 Ciudad de Santa Fe
Puntos de venta: El arca del Sur / Fauna de diseño. Ciudad de Santa Fe
Contacto con la autora: candikrash@gmail.com
Se permite la reproduccción total o parcial citando la fuente.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El aparecido

Big bang

Rapsodia constante