Monte de luz
























Alejada de toda sentencia
me dedico a elegir formas para la luz.
Combino las distintas posibilidades
de alumbrar, de decir.
Y veo que existen espacios
que no pueden llenarse
palabras y objetos que no pueden
reemplazarse por otros.
Y percibo luces y sombras
que cargan con un destino
que señalan decididamente un camino
un puente por el que cruzar
unos pájaros que debían pertenecer al día
y fueron olvidados entre restos de la noche.
Y pruebo dar luz, también, a lo imperfecto
al barco que mece nuestra incertidumbre.
Y armo un pequeño recorrido también
de luces débiles
a las que debo enseñarles a elegir
a proteger
lo que deba brillar
los sueños feroces de los hombres
sus espejos asesinos
sus vidas apagadas.






Comentarios

Entradas populares de este blog

El aparecido

Big bang

Rapsodia constante