Apuntes para desandar caminos o para el fin de una especie















Negar
toda autoridad.
Negar toda premisa que
salga de la boca de otro.
Allá
bien adentro
en las profundidades de tu ser
(un par de pasos
más allá del vacío)
hay un maestro
sin traje
ni pizarrón
sin tizas ni palabras.
Allá bien adentro
hay un maestro
reclamando sin decir
reclamando tu presencia
en un bosque de silencio.
Allá
más allá del primer vacío
y del segundo
atrás de las apariencias
de tu querido holograma
de tu cascarita
de tu máscara hueca
hay un maestro,
que te ama a pesar de tu idiotez
a pesar de tus trampas
de tus excusas,
un maestro que no necesita
nombrarse a sí mismo
ni andar enrollado a una bandera.
Descubrirlo uno por uno
uno en uno
es la misión-revolución.
Tal vez ese sea
el fin de esta especie
o el retorno a la unidad original
o la forma de multiplicar el amor
o reducirlo a una misma forma completa
eterna
que habite en una legión encantada
en un bosquecito anárquico
suspendido
en
la
galaxia.



Poesía y foto por Candelita



Comentarios

Entradas populares de este blog

El aparecido

Big bang

AVISO