Hiperpresente















Fui arrojada
hasta el más acá.
El cielo está encendido.
Me saluda el material
el mínimo material
con el que está hecha cada cosa.
Me saludan los minúsculos movimientos
escondidos entre dos grandes acciones.
Me saluda lo que se continúa
de un árbol a otro
de una rama a otra
de una hoja a otra
de un átomo de vida a otro.
Me mantengo vertical
y me atraviesa el presente
con su cruz
con su canto de agua
con su canto de fuego.
Me saludan hombres y mujeres
que no me conocen
y me miran los ojos y me ven
y miro sus ojos y los veo.
Y así habla la esencia
y así danza la esencia
su danza perfecta
su danza silenciosa.
Y así me saluda la vida
con su grito vertical
y me atraviesa
y me despierta
y me canta.
Y hay un pequeño temblor
en cada coincidencia
en cada detalle
en las piezas que van encajando
en su forma adecuada
en su color necesario.
Y saludo a la vida
y saludo a lo que pasa
a lo que cambia
a lo que debe partir.
Y agradezco con ojos
que de tan abiertos
parecen cerrados.



Comentarios

Entradas populares de este blog

El aparecido

Big bang

Rapsodia constante