Apuntes para un final
























Aquí encantamos los caminos.
Hicimos de la sed
del hambre
un mismo territorio.
Desde lejos, sí
los gestos se parecen,
la danza animal
parece provenir de un mismo enjambre
de un mismo montón
de un único paisaje donde acumulamos toda la miseria.
Miro para no decir
o escribo para sostenerme en una palabra
en un intento.
Desde lejos, sí
mi cuerpo se parece a otros cuerpos
que se reconocen
como perros huérfanos
lamiendo algún final.
En lo cercano
en lo pequeño
estamos fragmentados
somos piezas mudas
esparcidas en un gran jardín.
Y por momentos parece
que tampoco el amor bastará,
que tampoco bastará un niño sujetándose a tu pollera
para trepar a tus brazos
para saber cómo se ve el mundo desde lo alto
cómo es sentir que el cielo
esté un poco más cerca.
Tal vez alguien mire de lejos
y lo pequeño no sea tan pequeño
como esta rosa de fuego
encendida para salvar cualquiera de tus noches
o gritar desde un puente
y sin saber por qué
que todo
todo esto tiene un sentido
y no entender
pero gritar igual,
pero encender flores en lo cercano
en lo que queda,
para salvar en lo pequeño
para alimentar la tierra con la que se sueña,
para mirar de lejos algún día
y saber que lo que parece unido
está en lo pequeño, en lo cercano
también unido.



Poesía por Candelita
Pintura: Alistar Valadez




Comentarios

Entradas populares de este blog

El aparecido

Big bang

Rapsodia constante