22 de octubre de 2014

Ardillas políticas o apuntes para desandar caminos























Toda
escritura
es
política.
Somos
monos.
Olvidamos cual era
el alimento original.
Sin embargo
no olvidamos
jugar a la ley del más fuerte,
con autos o palabras,
diciendo u omitiendo.
Damos de comer al ego
y hasta
le construimos una casa
a su medida
que de vez en cuando
recordamos que es nuestro cuerpo.
El cuerpo que dice
muestra
y agita entre sus órganos
una voz mil voces
y oprime entre sus órganos
una voz mil voces y
dice dice dice
con una boca venenosa
tantas cosas
que luego el cuerpo no hace.
Decir y hacer
nunca van de la mano.
El alimento que olvidamos
pasa a ser completado con otra cosa,
con un vientito sutil
que va calando
y te marca una dirección a tientas
a espaldas de tu ser
alejado de tu cuerpo-casa
de tu casa-planeta.
Ahí estás
trepado a un árbol lleno de ramas
corrompidas
que
no saben hacia donde crecer
y se preguntan
qué es el mal qué es el bien
quién manda,
quién dice que tiene el poder
y quién lo tiene realmente.



Poesía por Candelita
Foto: Tam Naymark



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comentarios, sugerencias, críticas constructivas, saludos...

Poemario "Los árboles azules" 2007

Corrés en lo alto para ver la flor el muro prohibido los diamantes sucios que acumuló el sueño y a la vez el tiempo es un grito ...