Ceremonia muda




























Haré silencio.
Por mí.
Por vos.
Por todas las formas del engaño.
Por las banderas que sangran.
Por los árboles que no vuelven.
Haré silencio por tu cruz.
Haré silencio
lo prometo
y dejaré que las palabras
crezcan solas,
sin el peso letal que le dieron mis dedos
sin el peso letal de mi pensamiento.
Haré silencio
y me quedaré atrás
junto a barcos y puentes
junto a siestas
que ya son islas abandonadas.
Y me quedaré en silencio
caminando desnuda en mi propio laberinto
en el baldío sin pájaros
en el cielo y en el perfume
de las pequeñas muertes.
Junto a cosas que no pueden
ni salvarse
ni ordenarse en estantes
ni volverse a mirar.


Foto / Poesía por Cande Rivero



Comentarios

Entradas populares de este blog

El aparecido

Big bang

Rapsodia constante