Los niños poderosos























a Marti, Alicia y Toto


Los niños poderosos
se alimentan con frutas
y mientras vos lavás los platos
o dibujás
ellos declaman
alguna verdad espeluznante que
te deja pensando durante horas
después vuelven
a protegerse en algún juego eterno
a ser sabios en su miniplaneta
a pedir más agua o manzanas.



Foto / Poesía por Cande Rivero






Comentarios

Entradas populares de este blog

El aparecido

Big bang

Rapsodia constante