Nadita nada














Los poetas
nos
inventamos nombres
y personajes
y sombra
y traje
y zapatitos
para andar
andar
andar
por las palabras
por el amor
como por calles
como por grietas
para existir
existir
y existir,
para trazarle un límite a la locura
para respirar.
Aunque a veces
seamos torpes
y nuestro invento inútil.
Aunque a veces
los nombres
los personajes
los zapatitos
anden por sí solos o vuelen
o deformen el sentido.
Aunque a veces
aunque tengamos puesto el traje
y nuestro alimento esté
ya servido en nuestra mesa
parezca que nada
nada
nada
podemos decir.


Poesía / Foto por Candelita
















Comentarios

Entradas populares de este blog

El aparecido

Big bang

Rapsodia constante