Pronunciar enunciar conjurar o mil formas para no decir





















Escribo desde
otro lugar
acá donde todo se deshace
acá donde todo se reinventa
y las luces del final
y las luces del nacer
aprenden
que hay algo entre esos dos puntos
y yo aprendo
que hay una verdad
rebotando entre
una mentira y otra mentira,
y ayer y mañana se deshacen
y salir es también volver
y también lo mismo pero al revés
y yo veo como
los payasos caminan
hacia atrás
o hacia adelante
un poco ciegos
un poco desorientados.
Yo punzo este presente
sostengo en mi boca
un cartel que anuncia lo que aún no pasó
un cartel con caras y esqueletos
y palabras que
nadie dijo
y sostengo lo que no puede sostenerse
porque el vacío es líquido
y se regenera con cada pequeña soledad
porque el vacío es
todo lo que tenemos
todo lo que perdemos
el lugar desde donde surgimos
acuchillados por un recuerdo salvaje
por una flor carnívora por un truco
un pacto que hicimos antes de preguntar
qué esto
qué es este lugar
si es que hay lugar
si es que hay tiempo
si es que estas palabras
pueden
llegar hasta vos
en el tiempo y en el espacio adecuado
en lo que todavía perdura
a fuerza de renacer bajo distintas formas
pero que su llegada
se parece siempre en algo
a algo
que ya pasó
como un enigma que se repite
como una gota firme
que sostiene su vicio
que elije su lugar constante
su porción de realidad
y todo
todo
es de nuevo
y cada vez
tan parecido
para que vos
para que yo
para que cada uno de nosotros
podamos entender
para que vos
y yo
y nosotros
podamos
desandar los pasos
soltar las letras
que ya no dicen
y armar un abecedario
hecho de imágenes
o corazones superpuestos
que formen guirnaldas
que también
también
nos acerquen.

















Comentarios

Entradas populares de este blog

El aparecido

Big bang

Rapsodia constante