El agua bendita es agua de lluvia



















Llueve y usted
está demasiado lejos
o demasiado cerca
la cuestión es que llueve
y yo no sé
por donde
andan sus pasos
su risa
su cuerpo dibujado y húmedo
con olor a ciudad
con dedos que la lluvia besa
y no es mi boca
y no soy yo
quien está sentada
en el borde de su sombrerito
sino alguna idea
alguna gota
alguna distancia.
Llueve y usted
se pone silencioso
o me grita cosas que invento
mientras preparo un café
y dibujo una ventana
por donde salir a buscarlo
por donde esperar que entre
amado por la lluvia
con su risa y su sombrerito
con sus pasos
que quedaron atrás
porque su corazón llegó primero,
y yo dibujo una ventana y un café
y un sombrerito que no existe
porque dicen los magos
que lo verdadero
ocurre en el presente
y no hace falta dibujarlo
ni hacerle preguntas
ni invitarlo a pasar
porque entra y se va
cuando quiere.                             



Foto / Poesía por Candelita

                            

Comentarios

Entradas populares de este blog

El aparecido

Big bang

Rapsodia constante